"La buena conciencia es la mejor almohada para dormir." (Socrates)

martes, 14 de mayo de 2019

UNA VERDADERA AYUDA


Autor: Jose Maria Murillo Garcia

Badajoz, 10 de mayo del 2019.

Me parece imposible pensar que un hombre, medianamente instruido y consciente, sea capaz de no reconocer a la Mujer (así con mayúsculas) como una persona, no igual, yo diría que totalmente diferente al hombre e incluso superior al hombre.

Por una mujer, hoy puedo estar disfrutando de lo que la vida pone a mi  alcance, y con la unión a una mujer es la que me ha hecho formar una familia, y ser feliz, al tener entre los dos, algo tan ilusionante como los hijos.

¿Cómo podría yo ser tan insensato de ver a la mujer un ser inferior? Está claro que no lo es, y en la mayor parte de sus actuaciones es superior al hombre. ¿Hay algo superior a dar la vida a un nuevo ser? Creo que no, pero además, tiene una serie de capacidades en las que están muy por encima de los hombres.

En el cuidado de los hijos, la primera e indiscutible, ya podemos aprender a hacer una papilla o mudar los pañales, por mucho que queramos, la mujer sin tener que esforzarse lo más mínimo, lo hará mejor que nosotros, y hasta el crio se dará cuenta, además mientras que hace la papilla, hablara  por teléfono y está haciendo no se qué gazpacho en la Termomix.

En la educación de los hijos, en su trabajo profesional, nos llevan una verdadera delantera. 

Por todo esto me parece que no hay discusión posible para la igualdad con el hombre. 

Diferente es que en el ámbito  laboral, se igualen, cosa que hoy se pregona como algo a conseguir, cuando en España, hace años en cualquier cuerpo de funcionarios, no existe diferencia alguna. Mis padres eran Maestros Nacionales y ni en sueldo ni en ninguna otra situación había diferencia.

Escribo estas líneas, ya que hoy se habla y se legisla, para que el hombre y la mujer tengan las mismas semanas para el cuidado del pequeño, y estamos hablando de dieciséis semanas.

No sería mucho mejor que a la mujer embarazada, se le asignase un sueldo, como cuidadora del pequeño, hasta que este tuviese edad de escolarización, (tres años) este sueldo debería ser algo así como 1.100.- €.

Con esto, un tanto por ciento elevado de las mujeres se quedaría en su casa cuidando al crio y su marido no tendría que aprender labores para las que creo nos falta sentimiento.

Una mujer, desde su casa y con su economía sin déficits podría hacer mil cosa, pero la primera y más importante, educar a su hijo en esos primeros años con la mayor tranquilidad. ¿Cuánto le debe la sociedad a las madres?

Y también podría haber, quien quisiera buscar una ayuda para que atendiera al chico y ella dedicarse a estudiar (tenía tres años pagados) y además podía crear dos puesto de trabajo, uno el suyo, y otro el de la persona que le ayudaba.

Y el marido, trabajando y ayudando los ratillos que pueda.

viernes, 10 de mayo de 2019

¿LUZ Y ESPERANZA?


Autor: Jose Maria Murillo Garcia

DEL TRABAJO Y AVANCE DE LAS NUEVAS  TECNOLOGIAS (INTELIGENCIA ARTIFICIAL (IA)

Quizás será el año 1.979 o el 1.980, cuando estuve en la feria del SIMO en Madrid, para conocer y valorar, los avances que en la técnica de ejecución de planos y proyectos, se daban entonces como muy novedosas, pero que después de conectar con distintas empresas, llegue a la conclusión que eran novedosas en España, ya que en Estados Unidos, lo que aquí se exhibía, estaba ya rebasado.

Empiezo por decir, que a mí, particularmente, no me hacen ni pizca de gracia los ordenadores, tablet etc. reconozco, así lo exprese siempre, que son hoy, una ayuda insustituible para el trabajo, en todas sus variantes.

Quizás mi poco gusto por las nuevas tecnologías, sea mi desconocimiento de la mecánica interior de estos elementos. Siempre me gusto conducir, y disfruto haciéndolo, pero en el coche -al menos en los de mi generación- sabias qué función tenía el cambio, y cuál era la razón de utilizar el embrague, en una palabra, sabias que tus acciones eran las que movían al vehículo de  una determinada manera.

 Un buen día, me pusieron en el despacho de la oficina, un ordenador con sus programas instalados, a partir de ahí, había que hacer los trabajos con el ordenador.  Los planos hechos en él, no me gustan, en el trabajo manual, tiene siempre algo de quien lo hacía, la rotulación,  el trazado de una línea, en las uniones de las mismas, ya puede ser en arquitectura o en obras públicas, incluso en industriales, algo de la personalidad del ejecutor se quedaba en los planos.

El caso es, que sin gustarme, queriendo o sin querer, empecé a hacer cosas en el ordenador, y como en el tiempo se adelantaba enormemente, no había más remedio que con más o menos gusto utilizarlo, y ya puestos, hacerlo de la mejor manera, en esta situación  ya estamos hablando del año 1.990 o 2.000 por lo tanto, han pasado solo quince o veinte años de los principios de mi narración, y si en estos años los avances son casi imposibles de seguir, que será en los próximos veinte años, teniendo el apoyo de los potentes ordenadores de hoy.

Mi idea al haber introducido el anterior llamémosle prologo, no es más, que para que nos demos cuenta, cual es el avance en esta materia, pero sobre todo pensando en el trabajo, como irá cambiando, en rapidez efectividad y como la persona, ira cada vez poniendo menos de su personalidad en el trabajo, por lo tanto a medida que el avance de la mecanización se acentúa, el hombre va perdiendo en sensibilidad (quizás no sea la palabra correcta) pero el caso es, que el trabajo cada día va siendo más impersonal, mas mecánico, y esto, queramos o no, hace que el hombre también se vaya modificando, se va haciendo más maquina, menos humano.

Y ahí es donde quería llegar, estos avances nos harán el trabajo más fácil, más competitivo, pero será un trabajo impersonal, nuestra ciencia se limita a saber que tecla hay que apretar. Con esto entiendo que hemos mecanizado a la persona de tal manera que todas sus aspiraciones serán conocer mejor la tecla que debe tocar y el menor número de ellas a emplear.

Verdaderamente feo, (no te quedaras sin alma, estoy de acuerdo) pero sí, sin una serie de expresiones que reflejan desde tu sensibilidad, a tu estado de ánimo, la persona se queda huera, no hay sentimiento en la ejecución del trabajo, y sin querer esa persona tan al día, tan mecanizada, tan efectiva hoy, ha perdido el disfrutar con su trabajo, sentirlo parte de él, cuando tu lo has pensado, proyectado, lo has ejecutado desde la base, conociendo la posibilidad de cada giro, de cada forma de expresión, en una palabra lo habías parido y lo querías.

Hoy le has dado al ordenador un programa, le dices lo que pretendes y en minutos o segundos, tienes resuelto todo y si quieres con dos o tres variantes, mas frio imposible, más perfecto y rápido tampoco, pero eso hecho un día y otro, no tiene más remedio que hacer al hombre una pieza más de la maquina, con lo cual, perfecto como rendimientos, pero nos hemos cargado el sentimiento, el saber cómo llegas al final del trabajo, conocer sus posibles pegas, y como las fuimos resolviendo, y sobre todo cual es la razón de llegar a ese final y no a otro. 

En esta vorágine, no todo creo que será feo, ya que del ordenador pasaremos a la inteligencia artificial (IA) y eso para mí ya es el final, el límite de lo que hoy, o quizás mi inteligencia, es capaz de figurar para el futuro, todos  terminaremos dependiendo de una maquinita, llamémosla  robot  o como quieras, lo cierto es que tu control médico, será esa maquinita, y será ella, quien te diga que tomar o hacer, para aliviar tus dolencias, y otra maquinita te dirá como y donde trabajar que sea más rentable, y qué hacer con tu dinero y donde te interesa ir de vacaciones, en fin un tontito, pendiente de una maquina súper inteligente, pero al fin y al cabo, maquina, que es lo mismo que decir, serie de piezas engarzadas para el mejor resultado, pero sin alma, sin sentimientos.

Si hoy se sabe que la cultura en los pueblos más atrasados (normalmente los Africanos) aunque no al ritmo deseado, pero va cambiando, cuando la informática llegue de verdad a ellos, creo que en pocos años el cambio será apreciable. ¿Quién podría pensar hace solo diez años, que en una nación africana habría mujeres en política? Creo que muy pocos, y siguiendo en este aumento cultural progresivo, en poco tiempo los pueblos se habrán igualado mucho mas.

Los trabajos rítmicos en montajes, en preparación de materias básicas para alimentación, incluida la pesca, será realizado por robot, hoy leía un artículo en el cual se habla de una maquina robot para el campo, que recoge del árbol la fruta madura y la que tiene un tamaño determinado, con lo cual ya no es los movimientos iguales y continuados.

Lo bueno, lo que de verdad cambiara a la humanidad, será que partiendo de este tipo de robot o maquinas inteligentes, el hombre no tendrá que trabajar los cuarenta y tantos o cincuenta años que hoy hace hasta su jubilación, bastara con dedicar diez o quince años, a la sociedad (más o menos como hacíamos el servicio militar) será, para organización y administración  de  la sociedad, y el resto, los otros treinta o treinta y cinco años o seguramente más por el avance de la medicina ¿Qué puedes hacer?

Si el hombre es verdaderamente inteligente, como lo está demostrando, se dará  cuenta de lo que puede ser este mundo con su colaboración,  teniendo para él treinta o treinta y cinco años de su vida, el hombre un ser eminentemente social y solidario, dedicara  una parte de su, digamos, tiempo libre a ayudar a los más desfavorecidos, con lo cual la humanidad se irá igualando, hasta que todos disfruten de la ayuda que el robot supone, se podrá dedicar a dar a la tierra lo que en estos siglos pasados le hemos destrozados.

 Las cosas que adquirirán un verdadero valor, serán las que el hombre con su creatividad y manualmente realice, y todo esto es lo que le hará crecer su espiritualidad, y llegar a esa felicidad a la que todos aspiramos.

sábado, 16 de marzo de 2019

FEMINISMO



Autor: Jose Maria Murillo Garcia

Quería dejar pasar unos días, para quitarnos de nuestra mente, los montones de pancartas, panfletos, banderas,  banderolas, y banderitas, con señoras o niñas tras ellas, las mas de las veces, imitando a los siux con sus pintadas, en las bonitas o algo menos, caras femeninas, en esos grupos, que fácil es vociferar, ya sea la ministra o la portera del edificio de enfrente, (como lo hacemos todas) el caso es hacerte sentir, que te vean vociferar, por lo tanto si es con megáfono tanto mejor.


Pero, estas personas, todas las que se manifestaron, ¿pedían algo en común, o era simplemente decir que yo también cuento?.


 Una vez conseguido olvidar esto, creo que es bueno y recomendable tratar de hacer una reflexión sobre la mujer y su situación actual, lo femenino y la situación de la mujer en la sociedad.


En ninguno de los panfletos que mencionaba  anteriormente, he visto que alguno se refiera a la mujer, como principio de vida, como la autentica hacedora de hombres, ¿no es esto lo más bonito, lo más grande en la mujer?.


La mujer-madre, no engendra por violencia, lo hace por amor, por sentirse cercana a la persona que quiere, porque necesita que algo en común, algo de los dos tenga vida, ese nuevo ser, será donde se pongan los mejores deseos, y en esa conjunción, habremos creado la Familia.


La mujer ha llevado nueve mese con ella ese proyecto de vida, la diferencia de cualquier otro mamífero es enorme, un becerro se pone empie al momento de nacer, al hombre  recién nacido, hay que enseñarlo a alimentarse, es totalmente dependiente de los cuidados de la madre, hay que interpretar los llantos, hay que enseñarlo a hablar a andar, estos cuidados son exclusivos de la madre, por mucho que el hombre trate de ayudar, no será nada más que eso, una ayuda, con más o menos ganas, pero nunca con la ternura y acierto que lo hará la madre. 


En los primeros años, su educación cercana a la madre, o directamente de ella, será la que mejor capacite al niño, y lo prepare  para ser independiente, y por lo tanto dispuesto a aprender lo necesario para afrontar el comienzo de su vida social. Efectivamente, la mujer ha tenido que tener el mayor conocimiento en el cuidado del niño, y quizás esto es lo que la ha hecho situarse en un plano que no es el que hoy la sociedad les demanda. La culpa no es suya, pero la sociedad en el transcurso de los años, así la situó, es lógico que hoy demande estar socialmente en igualdad con el hombre, lo que no quita para que lo más grande en ella, siga siendo ser madre. Es perfectamente admisible que la mujer pueda llegar tanto en el plano profesional como político, al mismo nivel que lo pueda hacer el hombre, pero una cosa es igualarse en las estructuras sociales y otra muy distinta las soflamas que hemos visto estos días.


Nunca estará en igualdad total con el hombre, es diferente ya que la posibilidad de dar vida, la tiene ella.


Tendremos que entre hombre y mujer, o entre mujer y hombre, buscar la manera de que cada uno mantenga sus diferencias, biológicamente enormes, pero que en el plano social, laboral etc. la igualdad sea total.


Y no creo que la solución, sea enseñar al niño a jugar con las muñecas, que jueguen con lo que quieran, pistolas, balones o muñecos, lo que tendremos que hacer es educar en el respeto a la persona.


Por todo esto, estoy en total desacuerdo con alguna de las ultimas pintadas que estos días hemos visto, en las que la mujer despreciaba o decía “ni marido”.


Si hoy pueden hacer esas pintadas, está claro que una mujer anterior a ellas, vivió con un marido.


A la naturaleza, le llamamos “La Madre Naturaleza” porque efectivamente da vida, por eso queremos respetarla y protegerla, sentirnos cerca de ella nos alegra, nos hace disfrutar de su belleza, por lo tanto ¿no debemos hacer igual con la mujer?.


Sin megáfono en la mano, con el recordatorio de tu niñez o de la asistencia al parto de tus hijos, no creo que sea difícil comprender que la mujer es además de diferente, superior al hombre, iguales nunca.
   
Badajoz, 15 de marzo del 2019

martes, 18 de diciembre de 2018

Felicitacion Navideña


PARA TODOS LOS MIEMBROS DE LA RED, SIN DISTINCION ALGUNA